Días de deseos

Ya huele a 2.010, y como mañana es día de mucho trajín me adelanto un poco para sumarme a esos deseos que cada uno queréis para el año que viene. Espero poder contribuir a que se cumplan, y que vosotros sigáis cerca para echarme una manita para que los días por venir sean mejores que los que dejo atrás, que para qué nos vamos a engañar, han sido “durillos”. Yo también tengo mis deseos para 2.010, como que mis hijos sigan siendo mi mayor motor, que continúe disfrutando delante de un micrófono, que mi familia y mis amigos estén muy bien, que haya alguien a mi lado que quiera compartir tiempo, espacio y futuro, y varios deseos más, ya muy personales, que aunque creo que no se van a cumplir merecerá la pena no dejar de perseguirlos.

Hay quien dice que lo peor que puede pasarte con un deseo o con un sueño es que se cumpla. Yo no estoy de acuerdo, creo que tras un anhelo cumplido vienen otros, además de la hermosa y a veces complicada tarea de conservar lo que hemos conseguido y que quiza era uno de los deseos que formulamos antes de las uvas del año pasado. Conservar, cuidar y engrandecer lo que hemos alcanzado es en sí mismo un deseo, pero a veces se nos olvida. Y cuando lo pierdes, ya con desear no es suficinte y entonces aparece el dolor. Administrar con buena intención, serenidad, paciencia y comprensión lo que tenemos es una de las cosas que mejor nos pueden pasar. Si al fin y al cabo lo que le pedimos al año que viene son cosas que nos hagan felices, porqué no pedir que conservemos la felicidad que ya hemos conseguido. Y eso no es ser conformista. En mi 2.009 he perdido cosas muy importantes para mí, especialmente una que me rompió por la mitad, y sin embargo eso me ha hecho ganar otras. O mejor dicho, recuperar a personas que no estaba conservando como debía.

Y ese es mi deseo-propósito para 2.010: ganar. No sé cómo, no sé cuando, y salvo una sola cosa, ni siquiera sé bien qué quiero que me pase para que dentro de 365 días pueda deciros que he ganado.

¡¡OS DESEO QUE PODAIS DECIR LO MISMO!!

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • “Administrar con buena intención, serenidad, paciencia y comprensión lo que tenemos es una de las cosas que mejor nos pueden pasar”.

    Me quedo con esa frase. Eso es algo cercano a la felicidad.

  • Siempre se gana.
    A mi me has ganado. Yo te he ganado.