Sevilla en gris, capitulos 1 a 13

Saludos a todos los amigos de Sevilla en gris, especialmente a quienes habéis aportado vuestra imaginación. He pensado que no es mala idea hacer una primera recapitulacíón, y la única forma que se me ha ocurrido debido a que en facebook no se puede hacer una entrada de tanta extensión, es colgarlo en mi blog, valentingarcia.com. Pero que las aportaciones siagan siendo vía facebook. También he pensado que además de los textos podemos añadir fotografías, me consta que muchos de vosotros sois aficionados, y que así enriquecemos la cosa.

Un saludo para todos.

——————————————————————-

SEVILLA EN GRIS

 

CAP 1. MERCEDES GRCIA

Hubo en tiempo en que en Sevilla, las cosas eran de colores. Había
mucho azul y mucho amarillo.. Un día, después de un largo y cálido
verano, un poco antes de la Navidad comenzó a llover. Al principio
nadie le dio importancia, porque en el sur, el agua siempre venía bien.
Algunos meses después, todos notamos que la lluvia …no cesaba y algunos,
incluso, que el color se estaba yendo como si la lluvia contuviera un
detergente barato. Cuando miró por la ventana comprobó que no es que no
hubiera geranios en el balcón de en frente sino que éstos tenían el
mismo color de la fachada. Entonces se sentó y escribió: “La ciudad se
ha convertido en una fotografía antigua donde nadie sale favorecido.
Una fotografía en la que nadie sonríe ni mira a la cámara. Es el
comienzo del Fin…”

CAP.2 VALENTIN GARCIA

 Desde la ventana observó cómo el caminar de la gente había cambiado. Los hombros pegados al cuello, haciendo maniobras en las estrechas aceras para evitar que chocaran los paraguas, zapatos y botas que nunca antes había visto… pero sobre todo lo que más le llamó la atención es que ya nadie se paraba a saludar. Los e…encuentros de antaño en medio de la calle, un saludo breve que se convertía en media hora de conversación, ya no existían. Los sevillanos habían dejado de pasear. Ahora sus pasos seguían un camino, ahora sus pasos tenían un destino. Y en la calle, en medio de Triana, había gente… y silencio. Sólo se escuchaba esa lluvia que empezó a caer un poco antes de la última Navidad.

CAP 3. MERCEDES GARCIA

 Pero había más.. Las cosas mismas habían cambiado sus consistencia. Al
principio era el volante del coche, que por las mañana tenía ese tacto
pegajoso. Las sábanas de la cama con un frío húmedo, siempre acechante.
Los cristales nunca más volvieron a ser nítidos. Bajos sus dedos y no
solo ante sus ojos, las cosas se volvían diferente. Sólo aquel ruido no
paraba…

CAP 4. MERCEDES GARCIA

 El sonido de la lluvia es algo que se aprende a ignorar pronto. Oir como
si lloviera era ignorar lo que se oye . A los tres meses de oír el
mismo sonido de la mañana a la madrugada, la cultura había perdido su
capacidad tranquilizadora. Los paranoicos hablaban de un código de
sonido que nos estaba programando. Los neurótico…s, la mayoría, sólo no
poníamos nerviosos. Pero aquel sonido llevaba meses sin abandonarnos.

CAP 5. VALENTIN GARCIA

 Era la banda sonora de una película que llevaba meses de rodaje, sin que los extras supieran lo que hacían. Nadie podía imaginar el final, de hecho no estaba escrito el guión. Sonido de lluvia, cielo gris, blanco y negro, eso era lo único que figuraba a pie de página. Pero no era una película, era la realidad de una ciudad transformada por la continuidad de la lluvia. Una ciudad marchita. Una ciudad mate. Una ciudad desteñida habitada por personas cada vez más mustias.

CAP 6. INMACULADA GARCIA

 Y no lo apreciábamos, pero esa amabilidad q siempre nos acompañaba en esta tierra, había comenzado a desaparecer, las personas cada vez
tenían caras mas amargadas, malas respuestas a amables preguntas, los
niños ya no jugaban en el parque, hasta los paraguas se habían vuelto
sombríos. Aquell@s a los q …el clima afectaba se levantaban muchas
mañanas con un pellizco en el pecho, la tristeza se estaba apoderando de
sus vidas, era como un sueño pero hecho realidad, una ciudad de colores
transformada en blanco y negro…

CAP 7. MERCEDES GARCIA

 Hacía tiempo que registraba ondas sonoras del sonido de la lluvia en su
ordenador para aplicar un programa de cálculo de probabilidades que
comprobara si la caída de la lluvia era absolutamente aleatoria u
observaba una razón fija. Él no era matemático, sólo era un músico.
Pero en su intimidad se permitía ser lo que se había dado en llamar un
frikie, alguien que se atrevía con la desproporción de sus apetencias.
Aquella ciudad le estaba haciendo un regalo magnífico con aquel
temporal anormal que duraba meses Aquel día el experimento fue más
desangelado, porque su conexión a Internet hacía horas que no
funcionaba. El mismo día en el que su compañero de piso llegó por la
noche contando que, de repente, en su oficina, todos habían perdido la
cobertura de sus teléfonos móviles y no la volvieron a recuperar. La
misma noche que, para comprobar si su teléfono móvil podía recibir
llamadas, descolgó el auricular de su línea fija y no oyó señal alguna.

CAP 8. LAURA CABAÑAS

 Fue entonces cuando un frío escalofriante recorrió su espalda y le hizo verse a sí mismo a través de ese espejo que colgaba donde siempre, como una sombra sin color y sin mas compañía que su imagen reflejada. Convencido de esa soledad bajo apresurado al portal donde antaño solían reunirse distintas personas que hablaban… hasta altas horas con la compañía de una buena cerveza o simplemente de una buena conversación, pero tras cruzar esa puerta solo vio agua, vacío en las calles, árboles sin vida y tallos dónde antes hubo flores. Es esta la nueva Sevilla que va a acompañarme en lo que me queda por vivir? , se preguntó a sí mismo, y la respuesta le llego de la manera mas insospechada que pudo haber imaginado …

 

CAP 9. JAVIER BOLAÑOS

Llevaba días notando algo extraño al afeitarse, pero no le había dado importancia hasta ahora. La vieja maquinilla con la que solía acabar con su duro y rebelde vello, tropezaba demasiado a menudo con unas pequeñas y extraños obstáculos que, hasta entonces, no había conseguido identificar pero que ahora se le mostraban… recios y desafiantes.
Siempre había sentido un rechazo casi paranoico a aquellas finas láminas plateadas, hasta el punto de sentir verdaderas ganas de vomitar cuando intuía los efluvios que casi siempre iban asociados a su presencia. Sintió asco, miedo. Más agua, pero, esta vez, salada. Una lágrima se le escapó de sus ojos, pero no llegó a caer al suelo. Se quedó colgando de una de sus escamas. …

CAP.10 ANGEL FERNANDEZ-MILLAN

 Dos meses sin procesiones en el barrio, sin ensayos de bandas de Semana Santa, sin botellonas en la calle, sin oler a orines en las madrugadas del fin de semana,… Salió al balcón de su casa en el casco histórico y respiró hondo y gritó: !Lluvia bendita, quédate con nosotros!

CAP.11PRESE ESQUITINIO

En mi propia tristeza en la cual me estaba ahogando, no me daba cuenta que mi asfixia es debida al color gris ,la humedad y la umbría de mi tierra…

CAP12 . ALICIA GUTIERREZ

 La humedad y la umbría, esa nostalgia del norte que en otoño se filtra por las chimeneas de Cazalla, Constantina, Las Navas. Y ahora que vivía en el norte, la nostalgia y la lluvia habían tomado el camino de vuelta. Añoraba el olor a mar del Guadalquivir los días de chaparrón y marea alta, la Rivera del Ciudadeja, aque…l minúsculo pantano junto al prado del caqui gigante y los membrilleros en tierra de nadie.

 

CAP 13. MAMEN GIL

La pertinaz lluvia que le obligaba a permanecer en casa y la oscuridad en la que, desde hacía meses llevaba sumida la ciudad, hacía que sus pensamientos también se tornasen grises. Los fantasmas del pasado comenzaban a despertar y temía que, una vez más, le volvieran a traicionar. Necesitaba que amainaran las lluvias, …pues solo así podría comprobar la veracidad de sus miedos.

 

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.