Abrileando

He llegado este mes de Abril, y en mi ciudad el calendario lo ha dejado sin que le hagamos caso. Ha entrado mientras unos buscan y otros huyen de las calles donde todo es Semana Santa. Por eso hoy, cuando al poner la fecha en mi cuaderno de la radio he escrito Abril, y aunque eran las 6 de la mañana, he pensado unos segundos que ya está aquí este mes al que siempre le dí un valor distinto al resto. Abril… me revuelve, me vuelca, me hace respirar deprisa, me abre más la mirada, acelera mis pasos, le quita una capa a mi piel y deja un poco más al aire el corazón.

Todo puede pasar en Abril, y lo que no pase en Abril no pasa.  Abril es en realidad Enero, es el uno, es cuando abres tu ventana y miras, pero no lo ves, el espectáculo colorido de tus ideas y tus adentros. No lo ves porque te faltan ojos y los que tienes miran tanto que ni te ves. Ya lo verás más tarde, en alguno de esos meses que están ahí sólo para que Abril se haga de rogar, para que veas lo que no hiciste cuando tenías que hacerlo, que era, evidentemente, en Abril.

Este Abril me llega afilado y con espinas, no se va a dejar acariciar, al menos así ha enseñado la manita. Pero, claro, ya te he dicho, es Abril, y Abril abrilea como quiere así que antes de que Mayo llegue con sus cursiladas cualquier cosa puede ser…

No será como mi último Abril, las cosas han cambiado. De Abril a Abril han pasado los días más largos, las noches más oscuras. Aquel último Abril ví cómo llegó y me dejó revolcarme en sus días. Aquel Abril tenía lo que éste que acaba de asomar no tengo… una ilusión. Y paseó con su flor y una sonrisa cogida de la chaqueta más antigua de la Feria.

Abril, no fallas, te repites, me repito, recopio al poeta, “pones juntos la memoria y el deseo”.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Yo no voy en descapotable que me despeino.

    Estoy contigo, Abril es un mes especial. Hay otro que lo anuncia Febrero. Febrero tiene pinceladas de abril, pero es febrero. Abril tiene bonito hasta el nombre. Brilla. Huele. Palpita. Baila. Florece. Solo o acompañado Abril es abril y me estremece.

    Un saludo, me alegra el post. Hay quien va viviendo por los meses del año como si cualquier cosa. Y no.