Respuesta a 1984

Un lector, bueno no sé si es lector o lectora que se apoda 1984, me ha preguntado si la tristeza es amiga de la inspiración. Es una cuestíón sobre la que se ha escrito y debatido desde hace muchos años y desde hace miles de libros. Yo no tengo LA respuesta, tengo MI respuesta. Sabéis que en este blog sólo estoy escribiendo sobre mí y lo que me pasa, asi que únicamente puedo contar cuál es la relación entre mi estado de ánimo y mis ganas de escribir, la relación entre mi  vida y mis letras.

He repasado todos mis textos desde que en noviembre pasado empecé con ésto. El denominador común es, efectivamente, la tristeza. No sé si me inspira, pero es obvio que me provoca. La tristeza hace que me mire mucho por dentro, que me sienta, que me observe, que las cosas cobren un aspecto diferente, que las importancias cambien, que busque otra música, que exagere la alegría, y que viva con más intensidad. La intensidad a veces me desborda y escribir me apacigua.

No todo lo que trae la tristeza es triste. También me ha puesto frente a momentos y personas que de otra forma no hubiera mirado. Pero de esa riqueza sobrevenida no he escrito tanto. Mis textos son abiertos, no cuentan una historia concreta, es la mía, pero quizá tú crees que es como la tuya y por eso te asomas. Me he guardado el guión, y ruedo escenas inconexas. No hay orden cronológico ni puedes saber nada cierto si solo me conoces a traves de valentingarcia.com. No contaré, de todas maneras, la historia de los días que me han llevado hasta aquí.

Amigo o amiga, la tristeza no me inspira, me duele, me aturde, me cansa y en su momento, ya pasado, me bloqueó. La tristeza es un asco, no te deja ser quien eres ni dar tu mejor cara, no te ayuda a disfrutar de las cosas que tienes al lado.

A cada cual le llega la alegría o la tristeza por diferentes motivos, bueno, no tan diferentes, que tampoco somos tan especiales. Como hoy hablamos de trsiteza, pues te digo que a mi me llega la tristeza de muchas formas… Paso bastante tiempo sólo y eso no es lo mejor para alejar las sombras. Es entonces cuando llegan las pinzas de donde se cuelgan los retales de tristeza… Esta noche, por ejemplo, he recordado con tristeza cómo veía una serie de televisión, he mirado al móvil y como desde hace meses, no llega el mensaje que me gustaría, me hago preguntas que en ocasiones me dañan, me preocupo por alguien a quien ni siquiera pregunto cómo está, respiro hondo y siento un vacío, veo como pasa el tiempo y se multiplican las distancias, venzo la tentación de abrir las fotos guardadas, me levanto bruscamente para disipar una imagen que abstrae mi pensamiento, recuerdo sonidos, canciones, proyecto situaciones, y acabo lléndome a una cama de la que la mitad me sobra.

Así me he pasado meses, pero parece que a mano está ir dejando atras esa tristeza. He aprendido a soltar las pinzas que sujetan los retales  pero todavía me queda el dolor. La tristeza se pasa antes que el dolor.  Y ahora cada mañana me levanto con dos propósitos. Uno, dejar de fumar: no lo consigo. El otro, evitar el daño innecesario, el que yo mismo buscaba para sentirme vivo, porque la tristeza me hacía sentir vivo. Es el momento de vivir por otra razón. Y este propósito lo estoy consiguiendo aunque cada día siento como si me arrancan otro trozo de piel.  La tristeza no debe ser amiga de la inspiración, y si llega, debe ser un camino hacia esa cosa que le dicen felicidad y que no te la da nadie, sólo tú, porque está dentro de tí. Y yo he sabido ser el hombre más feliz del mundo. Volveré a serlo, y os lo contaré.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • 1984

    Mucho mejor, literariamente hablando. Gracias.

  • 1984

    Mucho mejor, literariamente hablando.

  • Valentín es la primera vez que comento en tu blog, ya he leído varias cosas y la verdad es que siempre llevas un cachito de tristeza en cada entrada. Se que tu blog es para ti mismo (soy de tu opinión por eso el mio también es para mi), así que no hay muchas replicas que ponerte, pero lo que nunca alcanzo a entender es que si tienes un buen trabajo, la gente te apoya y te quiere y desde mi punto de vista lo más importante es que tienes dos preciosidades por hijos, dos caritas con ilusión que te miran y te dan el amor más puro que nadie jamás podrá darte ¿por qué estas tan triste y tan solo? se que hay muchas más cosas que nos hacen entristecer pero desde mi humilde opinión la vida es dura (da igual en que aspectos sea) pero debemos valorar más lo que se tiene. Yo no tengo curro, a veces me siento inutil, he perdido a familiares muy queridos (y a saber las cosas que me depara la vida) pero tengo piernas, brazos (más torpes o menos) y también tengo una carita que me mira con ilusión: la de mi hermanita, ahora mismo estoy hablando con ella si se me quitan todos los males. Alegrate más jefe porque creo que tienes bastantes motivos y no pienses más en la soledad porque aunque estemos acompañados por una pareja o nuestros hijos al final todos estamos solos (es inevitable). Un beso de los gordos

  • Allas

    Matisse lo ha dibujado con los mejores trazos en lo que se refiere al cómo, el por qué y demás. Dicho lo cual….. estoy de acuerdo en que la felicidad, el enamoramiento, el bienestar (estomacal, venereo, de cuenta corriente, salud…) son muy poco feraces para expresarse o para alumbrar proyectos de prem io Nobel. Asi que……. por mi…. como si no escribes más, Chicho.

  • Todo es uno

    Me he pasado media vida, porque pienso que aún me queda la otra media por vivir, rechazando la tristeza y corriendo en busca de la felicidad. Hace no mucho, descubrí que las dos forman parte de un mismo todo. La una sin la otra no pueden existir, se complementan, pueden darse en estado alterno o mezcladas. Y curisamente, desde que he aprendido a no rechazarla, soy más feliz. Me gusta sentirla sin regodeos, sin compasión. Y si surge llorar, pues se llora, y si hay público que haya. Y lo más curioso es que al día siguiente me ven con tan buena cara, que dicen que me brilla la piel y quieren que les cuente qué novedades hay en la cama. Lo mejor es que cuando puedo pararme un poquito, me quedo en silencio y rastreo de que parte de mí, de mi vida, de lo no sentido, brota esa nueva burbuja. También puedo decir que también dejé de correr detrás de la felicidad, por un caminar más sereno.

    Allas, yo no quiero que cierre este espacio. Si deja de tener inspiración ya se inventará algo, la mente de valentin piensa a la velocidad del ave, no te ha dado tiempo de ver un poste cuando ya ha pasado el otro. Pués él lo mismo. Yo lo conocí en otro momento también muy triste. Y a pesar de eso, no paraba de hilar ingenio. Pero quien mira hondo vé el fondo. Y aquí los chistes, los juegos de palabras y las ocurrencias han dado paso a ese fondo. De aquí pienso, solo puede salir cosas buenas. Y no se está muriendo. Sólo está dentro del capullo, en metamorfosis. Y eso no solamente no es fácil, sino que duele. Acuérdate de cuando tus huesoscrecían, hasta fiebre da transformarse. Dale su tiempo, no se está hundiendo, chapotea.

    Un blog da muchas satisfaciones. Escribir permite decir lo que no siempre saldría de nuestra boca. Conecta en un plano de comunicación tremendamente puro. No hay prejuicios, no hay físico, no hay tono de voz. Es solo mensaje, mensaje puro. He visto mucha evolución en este blog. Y lo que más me gusta es que no hay máscaras. Saca los sentimientos más desagradables que se puedan sentir sin maquillajes. Dice como está de verdad cada tres días. Se habla a sí mismo y lo comparte tal cual.

    Y sí que pienso que la tristeza es amiga de la inspiración y de la reflexión. Porque la felicidad, si es exaltada, emborracha.

    Me alegra que estés intentando dejar de fumar, aunque no lo consigas. Por ahí se empieza. Por cierto, ¿has probado a dormir en el centro de la cama? Es lo mejor. Así no tienes que definirte si duermes a la izquierda o a la derecha.

  • pequeña

    Nunca antes cuando la tristeza me absorbió encendí el ordenador… Siempre he cogido el coche y tras una hora o dos conduciendo y llorando he llegado a algún lugar que me sobrecogía, y donde me he dado el exquisto lujo de sentirme muy pequeñita, tremendamente vulnerable, frágil, totalmente una niña a la que hay que cuidar porque si no se puede romper, deshacer, disipar…

    Pero hoy no me puedo dar ese lujo… y me tengo que quedar en casa… y muy en contra de mi forma de ser me he puesto a buscar en la red cosas relacionadas con “quiero huir” “tristeza” y para mi sorpresa han salido barbaridad de cosas y leyendo tus cosas he visto una foto de la caleta…. y en mi tristeza me ha hecho sonreir…..

    …. yo estuve allí un atardecer que pensé romperme… y como de costumbre no me rompí…. pero al final la cosa sigue igual…. nadie acaba cuidando a esta pequeña niña que soy yo… y que como no se puede permitir el lujo de ser debil, frágil, vulnerable, y todas esas cosas que yo solo me puedo regalar muy poquitas veces…. pues yo me rompo yo me arreglo…

    Gracias por hacerme viajar a mi tristeza sin salir de casa… besitos para un desconocido

    Disfruta

  • Allas

    Menudos follones parece que estoy armando. Tendré que moderarme en mis expresiones, pero no en mi cariño o en mi sinceridad. Reitero lo dicho: si la disyuntiva es Chicho/feliz/ágrafo ó Chicho/jodido/escritor lo tengo muy clarito. ¡¡Al carajo el blog!! Aunque todo se puede llevar medianamente.

  • ¡Qué de reflexiones y qué buenas todas!
    Si, la tristeza es amiga de la inspiración. Estoy de acuerdo.
    Pero no necesariamente has de estar triste para escribir, basta, y hablo por mi, claro, con recordar, revivir un estado de tristeza para ponerse las pilas y comenzar a hilar palabras con sentido, con cierto sentido.
    Realizar una especie de catársis de vivencias pasadas para que ese instante vuelva, te revuelva, lo verbalices y, como diría mi amiga Curra, lo escupas y te quedes más agusto que un choto.
    Y después, pues tan contentos.
    De ahí que me sume también a Allas pero matizando que el blog puede y debe continuar, siendo feliz… que lo vas a ser…
    pero ojo, mi muy querido amigo, ni la felicidad es un estado contínuo, ni la tristeza tampoco.

    Uno de mis grandes amores (de los imposibles, de los que jamás se olvidan) me dijo un día que la felicidad se componía de pequeños instantes que había que ir sumando poquito a poco… habíamos estado juntos después de años sin vernos y se marchaba sin saber cuándo volveríamos a encontrarnos… pero eramos felices….

  • fordFiestaBlanco

    Ojalá que pronto podamos leer textos menos torturados, porque creo que tú lo vales. Y un jersey amarillo.

  • “La de la isla”

    Muy buenas todas las reflexiones, la verdad es que cada persona es un mundo y se siente mejor o peor con diferentes cosas, el denominador común en todos son los sentimientos de tristeza, de alegria, de gozo… a cada cual se les despiertan con unas cosas u otras y las afronta de una u otra manera, el escribir a mi siempre me ha ayudado mucho, es una manera de expresar ( como se ha dicho aqui) lo que uno lleva dentro y desahogarse ya que desgraciadamente hay muchos momentos y situaciones en la vida que se necesitan ” desahogar”. Esta vida es corta y dura muy dura, pero creo que lo único irremediable e irremplazable es la muerte, a mi hace poco me ha tocado vivir la tristeza enorme de la muerte de mi padre y aunque he pasado por momentos duros y tristes en mi vida la verdad es que frente a eso todo se queda pequeño. Lo que más nos hace sufri en la vida es el mal de amores y analizandolo friamente ¿merece la pena sufrir tanto? es muy dificil sentirse sólo, pero yo aún estando acompañada cada dia, cada dia me siento sola, muchas veces me siento sola y mil veces incomprendida. La tristeza ayuda a escribir y despierta esa sensibilidad, ese “teatro” que llevamos dentro y no hay nada malo en ello, al revés uno necesita desahogarse. Tambien todo es pasajero, esta vida esta llena de subidas y bajadas, sólo hay que aprovechar cada momento e intentar disfrutar sobre todo de los buenos, que son pocos, y dar valor de verdad a lo realmente tenemos en cada instante ya que todo es pasajero y la muerte es lo único que no tiene solución ni alegria alguna, y esa si que duele.Asi que a disfrutar de la vida e intentar ser un poquito felices que tenemos muchas cosas para serlo, intentar encontrar esa felicidad en nosotros mismos ya que en esta vida uno mismo es el que tira de su carro y en el esta la llave para estar feliz o triste.
    me encanta tu blog Chicho y seria una pena que no escribieras mas !!!!!…..algun dia nos meteremos y leeremos a un Chicho feliz y contento…ya veras!!!! bsos