Otra mujer bajo una manta.

Estoy cansado, muy cansado, se me ha hecho tarde y son casi las dos de la madrugada.  Hoy quería escribir sobre la nostalgia que sentimos sobre cosas que no han llegado a ocurrir, pero acabo de leer en  EL CORREO DE ANDALUCIA que un  hombre ha matado a una mujer en Sevilla. No sé la historia ni los detalles, pero como siempre que ocurre algo tan desgraciado, me pregunto sobre la naturaleza del amor de los hombres frente a la naturaleza del amor de las mujeres. Algunos matan, otros pegan, otros intentan hacer la vida imposible a la mujer que un día le dijo que ya no le quería, que se marchaba. A  él, que cree  que sin ella no puede vivir. Afortunadamente, son pocos  (pero siempre demasiados) quienes disparan o apuñalan, quienes golpean, quienes insultan y amedrentan. Y contra ellos hay que ir.

Pero lo que yo me he vuelto a preguntar es porqué cuando un hombre se queda sólo se derrumba tanto, y ya no hablo de los asesinos ni maltratadores, hablo de los hombres en general. Caemos como árboles talados, nuestra capacidad de patetismo se hace ilimitada, y la autoestima muchas veces se sirve con mucho hielo en un bar con otros tipos que están igual. Esa neurona no funciona, algo tenemos en la naturaleza de nuestro género que hasta los más grandes se han hecho trizas por una mujer. ¿De qué forma amamos? ¿Es enfermmiza frecuentemente? Mirad a vuestro entorno y seguro que recordáis, si no en carne propia, a otros hombres que se diluyeron en su desgracia tras quedarse sólos. Afortunadamente, la inmensa mayoría y sin violencia de por medio, se recompusieron. Pero el mientras tanto es un horror. ¿Porqué? Hagamos a los hombre iguales a las mujeres y no a las mujeres iguales a los hombres.

Yo quería hoy escribir sobre la nostalgia que sentimos sobre cosas que no han llegado a ocurrir, sobre una llamada que no he compartido aunque luego me la han regalado, sobre la nostalgia de un sueño que en su día me asustó, sobre niños morenos al lado de niños rubios, sobre la mas hermosa sonrisa, nerviosa, que al llegar a casa quisiera decirme que vamos a ser más, sobre la nostalgia de una mujer feliz que no me abrazará emocionada , sobre la nostalgia de un futuro que se me cayó entre las manos porque me temblaban, sobre la nostalgia del perdón y la realidad del olvido.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Allas

    Como atajo puede servir pero recuerda la disyuntiva: ágrafo o feliz.

  • 1984

    Se puede mejorar.

  • Vaya dos… recordadme que si un día lo veo todo negro negro negro y necesito ánimo os llame, queridos 1984 y Allas, jajajajaja.
    Claro, que si un día me toca la lotería y necesito poner los pies en el suelo, os buscaré para que estéis a mi lado permanentemente.
    Saludos a ambos.

  • Sueño Persa

    María dice que su madre era una santa, por eso tuvo que morir a manos de su padre una fria tarde de enero. Veinte puñaladas acabaron con veinte años de matrimonio. Cuando María llegó a su casa la encontró tendida en el suelo, junto a ella un charco de sangre, la mirada perdida, la vida sesgada por alguien que dice llamarse su padre. Todas las noches, al cerrar los ojos María vé la imagen de su madre tendida en el suelo, entonces rompe a llorar y recuerda cada uno de los momentos vividos junto a ella y se pregunta que pudo hacer para pagar tan alto precio por una vida llena de entrega y sacrificio; cuando le ocurre ésto se levanta, abre la ventana y respira aire fresco de la noche… Sueña que todo ha sido una pesadilla y que su madre duerme junto a ella, como cuando era pequeña. De vez en cuando tiene remordimientos, María era consciente de que su padre no era un modelo a seguir: mujeres, juego, alcohol, malos tratos psicológicos y, por fin, físicos…Ella nunca pensó que la historia podría terminar así. Ahora su padre se pudre en la cárcel pero ya nada ni nadie le puede devolver a su madre; se siente impotente de saberla protagonista de la página de sucesos de un periódico.
    Querido Valen, este breve relato lo escribí hace ya muchos años, cuando yo también vivía un sueño del que tuve que despertar. Yo también estuve muy enamorada y pensé que la historia nunca acabaría porque sin él mi vida no tendría sentido. Le lloré mucho… más que un río, fue un mar de lágrimas el que inundó mi corazón pero las heridas han cicatrizado y hoy soy muy feliz, y eso que aún no he tenido esos hijos morenos que espero ver crecer sanos y felices más pronto que tarde, ni he escrito el libro que me ronda la cabeza, ni tengo un jardín precioso lleno de calas y rosales… pero todo se andará y los dos sabemos que saldrás de esta porque te lo mereces.

  • Allas

    Amén. Doble amén.

  • Allas

    Por cierto, si te roca la lotería llama de todas maneras, no te lo gastes antes. Y otro ‘porcierto’: entre Barea y el amadísimo José Pablo van a acabar con tu escaso prestigio.

  • Bluemoon

    Si toca la lotería, tampoco te olvides de mí…..Y si no toca, tampoco….

  • Pasé por allí cuando ocurrió

    y apagué la radio. No ví el cuerpo bajo la manta. Pero era fácil intuirlo. No sabía si era mujer u hombre. La gente ocupaba la calle. Carreras para arriba y para abajo. La policía buscaba entre los setos de los jardines tal vez el arma homicida o droga pensé yo. La calle me olía a reyerta de navajas. Desde mi coche no veía nada pero se sentía allí a la muerte. Muchos coches de polícia cortaban el paso. Agentes y otros de paisanos con porras en las manos. Varias ambulancias. Y muchas caras contrariadas.

    Al llegar a casa, no me era posible concentrarme. Por suerte, encontré alguien con quien charlar aunque fuera por facebookchat.

    No creo en las casualidades. Ya te lo dije. Esta me hace llorar.