Otra mujer bajo una manta.

Estoy cansado, muy cansado, se me ha hecho tarde y son casi las dos de la madrugada.  Hoy quería escribir sobre la nostalgia que sentimos sobre cosas que no han llegado a ocurrir, pero acabo de leer en  EL CORREO DE ANDALUCIA que un  hombre ha matado a una mujer en Sevilla. No sé la historia ni los detalles, pero como siempre que ocurre algo tan desgraciado, me pregunto sobre la naturaleza del amor de los hombres frente a la naturaleza del amor de las mujeres. Algunos matan, otros pegan, otros intentan hacer la vida imposible a la mujer que un día le dijo que ya no le quería, que se marchaba. A  él, que cree  que sin ella no puede vivir. Afortunadamente, son pocos  (pero siempre demasiados) quienes disparan o apuñalan, quienes golpean, quienes insultan y amedrentan. Y contra ellos hay que ir.

Pero lo que yo me he vuelto a preguntar es porqué cuando un hombre se queda sólo se derrumba tanto, y ya no hablo de los asesinos ni maltratadores, hablo de los hombres en general. Caemos como árboles talados, nuestra capacidad de patetismo se hace ilimitada, y la autoestima muchas veces se sirve con mucho hielo en un bar con otros tipos que están igual. Esa neurona no funciona, algo tenemos en la naturaleza de nuestro género que hasta los más grandes se han hecho trizas por una mujer. ¿De qué forma amamos? ¿Es enfermmiza frecuentemente? Mirad a vuestro entorno y seguro que recordáis, si no en carne propia, a otros hombres que se diluyeron en su desgracia tras quedarse sólos. Afortunadamente, la inmensa mayoría y sin violencia de por medio, se recompusieron. Pero el mientras tanto es un horror. ¿Porqué? Hagamos a los hombre iguales a las mujeres y no a las mujeres iguales a los hombres.

Yo quería hoy escribir sobre la nostalgia que sentimos sobre cosas que no han llegado a ocurrir, sobre una llamada que no he compartido aunque luego me la han regalado, sobre la nostalgia de un sueño que en su día me asustó, sobre niños morenos al lado de niños rubios, sobre la mas hermosa sonrisa, nerviosa, que al llegar a casa quisiera decirme que vamos a ser más, sobre la nostalgia de una mujer feliz que no me abrazará emocionada , sobre la nostalgia de un futuro que se me cayó entre las manos porque me temblaban, sobre la nostalgia del perdón y la realidad del olvido.

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.