Digo

Espero que algún día la vida ceda, me dé la razón y sea justa conmigo.                                               

Intentar vivir lo más parecido a la felicidad no puede hacerte desgraciado.

Admito que he perdido definitivamente alguna batalla, pero sé que algún día sentiré que mi vida es una victoria. Además mi vida no es una guerra.

Por muy duro que trabajes para ser mejor, no hay recompensa garantizada.  El premio es el camino.

Merece la pena ser quien eres, aunque por ello te dejes las entrañas.

Cuando llega un rato de tristeza absoluta, ríndete, llora si eres capaz y deja que te inunde. Saboréala y luego la escupes.

Unas veces me caeré, otras me empujarán, pero me levantaré cada mañana dispuesto a seguir adelante.

Deja que te mientan. La verdad suele ser peor. Además, no consiguen engañarte.

Y asume que el corazón es un motor indomable. El tuyo y el de los demás. No puedes exigir nada, esperar nada, no hay trucos, no hay pócimas mágicas. No lo vas a cambiar.

No hagas caso a nada de lo que acabas de leer.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Allas

    ¿Cómo que no? A todo. Hago caso de todo, otra cosa es que siga el consejo, que eso no es sencillo,pero todo lo que dices es atinado. Sobre todo está bien orientado y tu lo estás también; creo yo. Otro paso más sin muletas y van unos cuantos. PD. CUIDATE LA GARGANTA, QUE ESTA MAÑANA VOLVÍAS A ESTAR JODIDO.

  • Muy de acuerdo con usted

  • 1984

    Ánimo.