Mejor la Vespa

¿Pero qué viento ni viento? ¿Cómo que me voy a quedar parado a merced del viento? De eso nada, el viento, que se lleve la tristeza hasta allí donde da la vuelta, y yo, ni velas ni mares ni levante ni poniente… ¡¡¡Pero si a mí lo que me gusta es mi vieja Vespa!!! A eso no hay viento que lo tumbe, asi que arrancando y a tomar aire fresco.Y si alguien quiere subirse, que sepa que el sillín es cómodo como el sofá Ektörp de IKEA, que es segura, fiable, estable, sencilla y con mucha historia en sus ruedas… En mi Vespa se llega, muy tranquilito y sonriendo, hasta el paraíso si fuera menester.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • No te puedes imaginar lo que envidio tu Vespa. Te puede decir Paula el tiempo que me he pasado buscando una baratita, y las veces que voy por la calle y le digo “¡mira, una Vespa!”.

  • Rosana

    Tu Vespa mola un montón, solo ten cuidado si se te pincha una rueda y tienes que ir desde el Cerro a Triana

  • Confio en que lleves tu Vespa bien, mi padre tenía una, a mi me encantaba ver las fotos que se hacía con la Vespa, entre otras cosas es por eso mi afición por las motos, aunque ya no me gustan, ¡ahora les tengo miedo! De todas formas ten muxo cuidao.