Al mar. y IV

Esto se ha acabado, mar de Cádiz, me marcho mañana al levantarme.  Ni lo vas a notar, pero yo sí  echaré de menos tu presencia imperturbable. Ahí te quedas, con tus vientos y tus soles, y ahí te dejo unas cuantas cosas para que te lleves .

Lo he pasado bien, como esperaba, y venirme solo a buscarte me ha dado más serenidad y  fuerza. Lo sé, ha habido un par de ratos complicadillos y un momento de nostalgia efervescente, pero  he disfrutado de estar conmigo. Sigo aprendiendo y tu rumor constante ha envuelto eso que hace tiempo que ya siento,  ser y estar mejor.

Ahora me voy a otro lugar donde también quiero estar, donde las olas van a ser más duras pero me apetecen, donde apuraré estar al lado de alguien que me necesita. Hasta que vuelva, tú a  seguir con tus mareas  y yo a seguir en la vida, que no ha cambiado porque haya venido a verte, pero que ya duele poquito y sabe cada vez mejor.  

Sé que me gustaría regresar el próximo verano, y sé cómo me gustaría hacerlo, pero ni siquiera tú que llevas tantos años recogiendo sueños puedes saber qué será de mí cuando pase un año. No es tiempo para sueños, mar de Cádiz, así vienen las cosas, por eso te dejo atrás preparado para seguir mi camino pisando firme el suelo de la realidad, que no es mala. 

Volveremos a vernos.

.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.