Hasta aquí.

Cuánto trabajo me está costando últimamente abrir un hueco nuevo aquí…  Me quedo mirando la pantalla y al poco me veo repanchingado en la silla pensando en cualquier cosa. Le doy vueltas a las razones de esta sequía, y no las encuentro fáciles ni claras. Pero lo mejor de todo es que me da igual. Me volqué en este blog  por mí y para mí, y quizás ea que ya no me hace falta. O que con el tiempo le he cogido pudor a vomitar mis marrones a desconocidos, conocidos y medio conocidos. Le estoy cogiendo gusto a esto de estar callado, a guardar mis cosas para mí, como antes. Es decir, que como no cambie de tema, este blog irá muriendo poquito a poco.

La cosa es dejar de escribir sobre mi y mi culo y subir la mirada para escribir sobre, qué se yo… Dejar el intimismo casi pornogárfico y en ocasiones delirante que he volcado en este espacio para coger distancia y amplitud de miras.  Al fin y al cabo, es lo mismo que estoy haciendo con mi vida. Ya no pienso todo el rato en si estoy bien, mal, regular, solo, perdido, hallado, dubitativo, meloso, rabioso, desesperado, animado….  ¡¡¡vaya tío pesado!!!.

Me he dado tantas vueltas al pellejo en el ultimo año que me he cansado de mirarme, mi lamento no me resulta nada atractivo, y además, apenas quedan lamentos. He abierto la bocaza tantas veces para gritar,  que ya no me oigo, y además, apenas quedan gritos. He puesto tantas veces el corazón sobre el teclado que ahora estorba, y además, apenas hay  heridas que ver. He vomitado tantas veces ensuciando la pantalla que ahora no veo, y además, apenas quedan cosas que vomitar.

Vendrán, y aun hoy lo hacen, días duros todavía, pero me los voy a guardar. Quizá los escriba, pero se quedarán en archivos que no leeré más que yo. Abro así un tiempo de silencio, de no más palabras tristes arrastrando penas. Pena negra, puede, pero sonriendo y hablando de alegrías, de todo aquello que me hace disfrutar de la vida y creer en un futuro mejor. Menos letras y más vida… así… Vida dura pero satisfactoria, vida con ausencia pero conmigo, que ya me caigo bien. Los quejíos, pa los adentros, y pa fuera, vida, mucha vida, esperanzas, futuro, imaginación, mucho cariño a los míos y mucho cariño de los míos.

Está claro que esto no ocurre porque sí, es el final de un recorrido y lo malo es que el personaje anterior está creado y sacarlo de dentro es complicado. Hay personas que se enfadarán conmigo pues no van a entender que ya  no me subasto a la baja. Que ahora sé que valgo y que me voy a dar a valer comenzando por quererme más.

La intención es más ambiciosa. Comprende además dejar de huir cogiendo cualquier mano, y esperar a que un día llegue una mano especial que tomaré con mimo hasta que hagamos juntos la compra y nos quedemos en casa, en días como hoy, viernes, viendo una pelicula o sabe dios qué.

Por eso no puedo decir que este glog va a seguir siendo el de antes, será otra cosa, llena de textos sobre , sobre, sobre…. Ni idea.

Tengo muchísimos motivos para disfrutar de mi vida, muchos más que para perderla entre lamentos. Allá vamos.

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.