A la vista

Y en medio del jolgorio, me di cuenta de que quien sobraba era yo. Sus voces al llamarse, sus movimientos al buscarse, eran armonía, la música que no sé componer. Sentí que podría dejarles solos, e incluso que solos estarían mejor. Encajaban como las ruedas de un reloj engrasado con sonrisas sinceras, con inocencia entregada, con memoria sabia, con intuición acertada.  Por un momento pensé que se hacen falta, que se darían enteros para emprender la vida. Era perfecto. Pero en todo el medio, este poste mal lijado donde las manos tiernas no se apoyan. Hubiera querido salir corriendo, sin mirar atrás, cerrando los ojos hacia una tranquilidad duradera con la seguridad de acertar. Era perfecto, fue a veces perfecto, pudo ser perfecto. Pero estoy en el centro, y no encajo.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.