Cambio zapatos

A cualquiera,

Préstame tus zapatos un ratito, para que me lleven a esos sitios de donde regresas sonriendo. Deja que sepa cómo se pisa con un zapato que aprieta pero no ahoga, cómo se pisa seguro, como se puede volar a veces…

Ponte los míos, a mí me quedan grandes y me hacen heridas. Pero son buenos, con ellos he paseado respirando hondo, he corrido, saltado, hasta he bailado. Se han metido en muchos charcos y por eso  la piel no brilla.

Préstame tus zapatos, que parece que saben dónde van. Ponte los míos y camina… Ya me contarás-

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.