Al camino

                                                                            No hay nada, no hay nadie a cada lado. Los dos flancos se orientan hacia un horizonte vacío  e ilimitado. Detrás, un agujero infinito donde caben todas las penas negras que era capaz de vivir y revivir. Delante, un camino tapado bajo la bruma, hace frío y no está abrigado.  Las señales de la ruta han desaparecido hace poco, se las llevó un hombre alto y delgado, cargándolas con sus manos grandes mientras respiraba con dficultad. Nunca más lo volvería a ver.

Sabía que no podía quedarse parado, y respiró hondo para llenarse de  un aire que le ayudara a dar los primeros pasos sobre el canino tapado por la bruma descartando coger cualquier otra dirección. Ese camino llevaría a alguna parte, pero no sabía a dónde.  Movió el cuello y la cabeza un par de veces, con las manos apoyadas en las caderas, calentando. Fue entonces cuando bajó su brazo derecho y abrió su mano, extendiendo los dedos a la espera de otra mano de dedos más suaves… pero nadie se cogió de esa mano que estaba empezando a temblar, como antes.    Abrió los ojos, se tocó el pelo, y poniendo las manos entrelazadas detrás de la nuca, miró hacia adelante, hacia ese poco adelante que podía ver.  Pensó. Comenzaba un nuevo recorrido sin destino y sin certeza, dejando atrás el recuerdo del hombre alto y delgado que se llevó las señales, y sintiendo vacía esa mano que extendió con la ilusión de que alguien la cogiera para comenzar juntos a caminar.  Volvió a pensar. No tenía nada ni nadie. Por eso decidió dejar en el suelo la bolsa llena de recuerdos con los que ya no podía cargar.  Apretó la boca, llena de silencio, y echó a andar.

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.