No te importe si no me levanto,

cuando me caigo es lo que pasa.                                                                                                                                                                                                          

No hace falta que grites,

te escucho.

Dame tu razón y te la entrego,

la mía la dejo en mi maleta de equivocaciones,

tan grande que me hace grande aunque el tamaño me de igual.

Yo no quiero vencerte, quiero que ganemos,

no quiero decir la útima palabra,

vamos a entendernos.

Explícame y deja que me explique

sin justificarnos, sin juzgarnos.

Equivócate a tus anchas sin temerme

comparte tus aciertos.

Mira lo que quise  hacer,

no lo que me salió.

Enseñame a tí y aprende de mí,

duda conmigo, solo somos lo que conseguimos

cuando intentamos ser.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Miriam

    Lo he vuelto a hacer, la he vuelto a leer…. Y cada vez que lo hago me gusta, todavía, más que la vez anterior. Qué gozada haber escrito esto… Si alguien escribiera esto para mí, me engancharía a esa persona para siempre. Sólo puede hacerlo alguien con una capacidad infinita de amar. Afortunada la mujer que elijas para pasar el resto de tu vida a su lado. Un beso