No es práctico.

Me lo dijeron ayer y no he dejado de darle vueltas a la cabeza: “Es bonito, pero no es práctico”.  Tras escuchar, la frase se me quedó rebotando por el cerebro de un lado a otro hasta que se ha parado, me he puesto las gafas, y la he leído despacio: “Es bonito, pero no es práctico”.

Quien me lo dijo se refería a una situación concreta pero me ha servido de pista, me ha llevado delante de una de las constantes de mi vida, procurar que todo sea bonito, llenar las horas de colores alegres, evitar los gestos que afean, sacar las sonrisas, buscar las palabras, hacer cosas pensando que, por ser bonitas, tendrían buen resultado.

Esa posición estética aliñada con la ética ha sido mi camiseta. Solo yo conozco a dónde me ha conducido creer que así uno se acercaría a la felicidad. He hecho bastantes cosas “feas”, pero incluso muchas de ellas las hice creyendo que se enmarcaban en algo superior y, por supuesto, bonito. Precioso. Maravilloso.

En efecto, no he sido práctico. No lo soy. No me gusta serlo.  Prefiero adornar mi vida, usar la magia, pintar las emociones, sorprender… y eso, no es práctico.  Ahora que el tiempo vivido va dejando en la pizarra lecciones imborrables, he aprendido que hacer las cosas bonitas no prevalece sobre el significado desnudo de los actos. Sólo les pone luz, música… Por tanto, me quedo convencido de que colores, canciones, palabras, no son lo que importan frente a la tozudez de los hechos. Seré más práctico, y de mi imaginación saldrán los colores, las canciones y las palabras pero sólo para envolver con delicadeza la práctica y acertada perspectiva de lo que cuenta de verdad.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.
  • 1984

    Bien escrito. Me gusta.

  • Gracias, 1984.

  • Aurora

    Transmites.

  • mabasan

    Por favor, no dejes que el pragmatismo gane a la belleza, haz cosas prácticas si así te lo pide el corazón pero no dejes de alegrarnos la vida con tu belleza. Se te echa de menos, Valentín.

  • Me encanta este post, me siento muy identificada contigo. También me gusta mucho el último post que has colgado. Un besazo

  • Miriam

    Hoy, dado que ya te has apartado y parece que has decidido no escribir temporalmente (no quieres escribir supongo y se respeta), he vuelto a releer cosas tuyas de tiempo atrás. Y he llegado a una concusión, y es que, de lo que leo, cuanto más atrás más me gusta… más me llega. Este “capítulo” fue, sin duda un punto y aparte. Hacia dentro y hacia fuera. Y te echo de menos, claro que eso no tiene importancia. Ojalá tú nos echaras de menos a nosotros…