Son molinos…

Los molinos dejan de ser gigantes, las sombras están detrás de algo que tapa la luz, las hadas regresan a los cuentos y el viento deja de hablar.  El destino no tiene letras, dejan de valer todos los tangos, y el mundo gira como tiene que girar. La noche no es enemiga, la cama es un descanso, no tecleo un “buenas noches” y el teléfono deja de mirarme. Duele donde duele pero no más allá, veo lo que miro, escucho lo que oigo y digo lo que hablo. No vuelan los barcos, no sueñan los sueños y una hora son sesenta minutos. Esperar no es recibir, dar no es obtener, desear no es un yugo. El camino no es siempre cuesta arriba, las manos pueden enhebrar y reconozco al que sale en el espejo. Tiene buen aspecto. Es mejor que antes de empezar a ver gigantes.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.
  • mabasan

    Muy bien Valentín porque ahora que ya no llueve, ahora que ha vuelto el sol, podemos mirarnos a nosotros mismos y saber que no es todo tan terrible, que los problemas sólo son insuperables si nosotros así los hacemos, que la realidad no es tan mala, si nosotros no la maldecimos. Me alegro que vuelvas a ver molinos donde antes estaban los gigantes, pero no dejes de ser un poco Quijote.

  • 1984

    uhmmmm….

  • Ema Eygp