Sin ruidos

Esta vez será en silencio, a poquitos, sin explicaciones ni a propios ni extraños. Esta vez, por ser la última, no va a dar ni para escribir medio folio. Y si se pudiera escribir, no lo voy a contar. Que ya demasiado he dicho, y ahora la energía hay que guardarla para que por la boca no se vaya y se me quede en los adentros para apretar los machos.

Ahora, porque por fin me he dado cuenta de que “para siempre”, o “nunca”, llegaron hace mucho tiempo. Ahora, porque no se puede esperar lo que no quiere venir.

Ni cautivo ni desarmado, pero abandono. Por mí, claro.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Amelia

    ¿Ya te has convertido en mariposa?, a mí me está costando.

  • Miriam

    Ni el “para siempre” ni el “nunca” existen… son ideas inventadas con un sentido concreto para darnos seguridad o machacarnos, dependiendo de las situaciones, pero realmente no existen.
    Al “nunca” convendría añadirle un “casi” delante. Al “para siempre” habría que modificarlo; Cambiarle el “para” igualmente por el “casi”. De tal forma tendríamos un “casi nunca” y un “casi siempre”, expresiones mucho más llevaderas, esperanzadoras y además REALES.

  • Cristi

    El oirte asi me asusta,el buscarte y no encontrarte me asusta,el para siempre es quedarte el nunca es perderte, te noto un poco depre,ya no me suena igual a 1 del mediodia aunque a semaña pasada he disfrutado contigo.No me abandones como te dije una vez eres mis ojos en la sevilla que no tengo.Un beso.

  • Pepa

    No por favor, no dejes de escribir.
    Ya nos ha castigado bastante Canal Sur sin tenerte todos los días de una a dos, como para que tú también nos abandones por aquí.
    Un beso

  • mbasan

    El abandono es rendirse, el rendirse es perder, el perder es estar cautivo y estar cautivo es estar desarmado. No te rindas, no tienes que esperar lo que no quiere venir, porque entonces no verás venir lo que no esperas. Recuerda que siempre lo mejor estar por llegar.