El cuadro.

Se titula “Hombre Alegre”, y es el único cuadro que he comprado en mi vida.  Lo elegí porque me pareció que era como ponerme delante de un espejo sobre el que reflejar lo que quiero ser, como más me gusta ser. Desde que lo tengo he cambiado de casa varias veces y en todas ha tenido un lugar preferencial, para no perder la referencia. Es como una chimenea a la que puedo lanzar la mirada largos ratos pensando o sin pensar, pero me cautiva. Hoy lo he puesto en mi casa nueva. Tras hacer los agujeros, colocar los tacos y las escarpias, he dado unos pasos hacia atrás  para mirarlo y he sonreído. Satisfecho, he pensado que otra vez es un espejo y no sólo un cuadro.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • mbasan

    Parece que ha cambiado tu estado de ánimo, así me gusta más.