Aproximación a la milonga

Una milonga es una afirmación que no es una mentira, es algo cierto, pero no es toda la verdad. La milonga suele ser tierna, cargada de literatura, y poco comprometida. Además puede ser adornada de muchas formas, especialmente con gestos, expresiones contundentes, exageraciones, y otros efectos especiales que le dan mayor carga argumental.

La milonga es gratis, y se da la curiosa circunstancia de que quien la compra sabe que está siendo estafado pero no reclama. Es un magnífico ejercicio diplomático que evita la dolorosa exposición de la realidad y sus consecuencias. Es un ejercicio inteligente, pues quien suelta la milonga y quien hace que se la traga están simulando para salir airosos de un complicado trance.

La milonga no sólo se recibe, sino que puede ser creada y por lo tanto creída por uno mismo. Normalmente, esto trae como consecuencia un estado de confusión que conduce a actitudes bastante lamentables.

La milonga es legal, difícilmente rebatible, y tremendamente útil. Solo un análisis de la realidad concienzudo, despejado, desapasionado y frío puede contrarrestar sus efectos. Concluyamos pues que la milonga es un gran invento. ¡¡¡Viva la milonga!!!

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Amelia

    He buscado en el diccionario el significado y me ha sorprendido decubrir que además de todo es una composición musical argentina. Me ha gustado tu reflexión sobre la milonga, a mí nunca se me hubiera ocurrido reflexionar sobre ella. Gracias.

  • cristi

    Mi hijo de 8 años es un esperto en milongas,le da la buelta a la tortilla para su beneficio y acaba por venderte la moto.PERO MAS SABE EL DIABLO POR VIEJO QUE POR DIABLO.
    EL NO SABE QUE YO SOY MAS ESPERTA QUE EL. 

  • cristi

    escribe mas amenudo por fa  valentin,no te hagas de rogar anda,un saludo 

  • Marmara

    A propósito de milongas, creer en ellas puede ser muy peligroso, confunden al que las recibe y lo peor es que pueden hacerte empezar de nuevo con una etapa que has intentado olvidar en mas de una ocasión, primero por ser tan obvias las respuestas recibidas en su día, segundo por la salud del individuo y por muchas otras razones y …. ahora todas ellas vuelven a tu cabeza con cierto sabor a añoranza!!!Las milongas las puedes creer o no, cada cual es libre aunque, como todo en la vida, hemos de ser nosotros mismos los que tomemos el riesgo de querer creerlas o no pero sigamos sonriendo durante el tiempo que dure dicha ¿verdad o milonga? que mas da… mientras nos haga sonreír!!!