Por la poesía

Poesía. A nuestras vidas, a la vida, le hace falta poesía. Puñados diarios de poesía que nos devuelvan la inmensidad de las palabras, tan infinitas. Nos sobran manuales de instrucciones, libros de texto, mapas. Los diccionarios debrían quedarse pequeños, o mejor en blanco, y que cada palabra multiplicara los significados. Las estanerías de nuestros años están llenas de historias con principio y final, y en un resquicio se conservan algunos libros de poemas, sin capítulos, instantáneas escritas con  mordiscos al aire.

Poesía en los libros y sobre todo poesía en la vida, recuperemos el sentimiento poético de la vida, el de lo inexacto, de lo imaginario, la grandeza de lo imperfecto, la ilusión de lo desconcertante, de lo misterioso, la emoción por  la belleza de los latidos.

Sintamos sin reparos que hoy hemos vuelto a perder, reconozcamos con indulgencia lo que nos duele y volvamos a llenar las palabras para que digan lo que queremos decir. Digamos luz, ausencia, verde, nunca,  mano, mirada, aire, paso, niñez, camino, muerte, música, madre, flor, golpe, mujer, balcón, noche, horizonte, sal, montaña mar y cielo, digamos deseo, amor, desamor, rabia, amanecer, llenemos palabras gastadas  para meterlas en los bolsillos. Vivamos entre versos, envolviendo de esperanza cada pensamiento, improvisando, rindiéndonos a lo que vemos al cerrar los ojos, dejando atrás el libro  en el que nos dijeron que teníamos que vivir.

Crecemos, y se nos pasa la poesía. La prosa, justificada en los márgenes de la existencia, no puede dejar espacios en blanco. Hay que sacar la goma y borrar, y en esas líneas de cada día vivir creando las metáforas, creando las imágenes que no permitimos dibujar.

Quizá para conseguirlo hay que haber perdido, y perdido todo. Recrearse y sonreir tratando de encontrar las palabras de los anhelos, las palabras con las que se sueña cuando  piensas, por ejemplo, cómo sería un “otro día” que durara un siempre.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Miriamlaferia

    Leído, releído y vuelto a releer… y lo que me apetece hacer cuando lo termino, es volver a leerlo otra vez.
    Un beso