Las verdades y la luna.

Está hermosa la luna esta noche.  La llevo  casi a mi lado, tras la ventana del tren camino de Sevilla.  Es la misma luna de siempre. La que ha presidido cada una de las noches de mi vida, y son ya unas cuantas. Suficientes noches como para que en medio de ellas  haya llenado horas pensando y pensando. Apenas aprendiendo, pues de noche se aprende poco.

Pero bajo tantísimas lunas como la de hoy he ido creciendo, y con ello, haciéndome más libre. Cada día más libre. Por eso a estas alturas, que no son tan altas como la luna, me siento feliz con las verdades y asqueado con las mentiras. Especialmente si quien las dice cree que soy gilipollas.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Sonsoles

    Yo también me fijé en la luna esta noche. Estaba al final de mi calle, entre las dos filas de casas que delimitan el estrecho pasillo por donde aparecen los coches. Era de esas lunas bajas, enormes, ligeramente achatadas  y contundentes. Blanquísima y con su cara eterna. Una de esas lunas que sirven para soñar…

  • Amalia

    Me ha gustado mucho. Te ha sentado bien el viaje en tren, la estancia ha debido ser satisfactoria. Un saludo. Amalia.

  • Pepa

    Oleeeee