A veces

Los “días para olvidar” son los que recuerdas siempre. Días refugiado entre los cojines del sofá para esquivar otras durezas. Respirando despacito, no sea que a pulmón abierto a la sangre le entren ganas de revolverse.  Agazapado bajo el aire para tratar de encontrar la condición de cuerpo congelado, mirada cogelada, sueños congelados. No encuentras el blanco para teñir la mente. En ocasiones, si lo consigues se escribirá en negro todo eso que no quieres leer. Esa lista de preguntas, tan larga, tan injusta, tan inútil… Y en tu mano la ristra de respuestas engarzadas de valientes apuestas de colores, apuestas que huelen a mano en mi pelo, a siesta, a desayuno, respuestas que suenan como una voz al llegar, como una ducha desde fuera, como un murmullo acurrucado, respuestas que saben a vino y queso, a zumo y periódicos, y a todos esos recuerdos contenidos que te han dejado en el sofá, atrincherado, acosado por el olvido.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.