Se levantó, y tras recoger del suelo el alma quiso decir algo y no pudo. No encontraba las palabras que necesitaba para vomitar. Como no venían, buscó esas palabras en cada uno de los dias de su pasado.

No valía ni una, ni se acercaban a dolor. Las ha encargado, pero como sabe que no existen, seguirá callado.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • chbarsan

     Nadie permanece callado para siempre; las palabras llegarán sin darte cuenta y ya no serán parte de un pasado que ni siquiera se recuerda, serán el indicio de un futuro que merecerá la pena vivir. Saludos y gracias por compartir tus pensamientos.

  • Amelie Malaga

    ¿Callado, tú?, no me lo creo. Un abrazo.