Los días que ocurren

Hay días que no pasan, ocurren. Ocurren despacio, y a veces se paran en una hora antigua que se obstina en seguir viva. En los días que ocurren no pasa nada. Se encadenan casi sin tocarse, deslizándose despiertos en noches de teletienda, uno tras otro, y otro más hasta que se olvida cúal fué el primero, cuando el reloj dejó de correr hacia adelante. Fue poquito a poco, como un anochecer en Cádiz, y ahora ya eres capaz de recordar esos momentos que no supiste que el tiempo se iba a detener. Todavía llevabas algo de vida en los bolsillos que se iría derramando sin provecho.

Desde ese entonces difuso, los días no han vuelto a pasar y se empeñan en repetirse.  Hay que ver cómo ocurre el tiempo, parece que fue hace cien ayeres cuando estaba como hoy…

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Marmara

    Es comprensible que en un momento dado se apodere de nosotros la nostalgia y mas en estos días grises, fríos, lluviosos, con la Navidad llamando a nuestra puerta…donde las charlas han dado paso al sonido incesante de las gotas al caer, donde el paseo se ha ido transformado en una carrera de obstáculos, en un atropello de personas por llegar cuanto antes a sus casas para resguardarse del frío y de ese chaparrón que amenaza con descargar de un minuto a otro, donde las posibles caras alegres, de sonrisa amplia quedan escondidas bajo los paraguas y montones de ropa pero…nosotros tenemos el don de transformar ese día oscuro, frío, lluvioso, amenazante en un día para recordar!!!!

  • chbarsan

    Ningún día es igual a otro, somos nosotros los que nos empeñamos en que parezcan iguales. Camina hacia adelante sin mirar atrás, buscando aquello que teníamos, porque entonces no verás las nuevas cosas que la vida nos ofrece. Disfruta el nuevo días como disfrutaste el de ayer. Saludos.