No hay manera

Después de tantos años mirando ojos, sabes que no hay manera, no hay una manera, no hay varias maneras… Cuando, adolescente,  empezaste a querer a alguien a tu lado, los mayores te mostraron un librillo de instrucciones que sirvió para jugar y un poco más. Las pelis te hicieron creer que había formas infalibles para tener un amor perfecto con una chica como Meg Ryan o Sandra Bullock. Básicamente, se trataba de enamorarte de ella, que ocurrieran cosas y esperar a que la segura justicia de los sentimientos te correspondiera toda tu pasión.

Y una mierda.

Porque más tarde, cuando las cosas con Meg o con Sandra no funcionaron, cuando supiste que la peli empezaba después del THE END, utilizaste el librillo de instrucciones para no manchar la mesa con el cerco de los cubatas. Y sin instrucciones, seguiste mirando ojos, más profundos, de mirada más larga, ojos que quisieran verte también en el desayuno. Pero todavía creías que había manera.

Pero no la hay.

Eso lo sabes ahora, después de tantas noches equivocándote de miradas, después de horas y más horas mirando tu ombligo. Cuando ya has comprobado que en esto no hay justicia y que te timaron al decirte que querer es ser querido, cuando ni las palabras de antes, las flores frescas, las canciones ni la risa son una manera.

Lo que hay es eso que llamamos vida,  esa que nunca controlas, esa que te hunde, te alza, te deja quieto… Vida que quizá, pero ya sabes que no hay garantía, te traiga una mirada a la tuya cuando estás viendo otra cosa. Hay vida, pero no hay manera.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • Just-one

    Joooder!

  • J.

    Yo creo que no hay “la manera” pero sí “algunas maneras”… Ser positivo es una de ellas; dar sin esperar nada a cambio es otra; armarse de valor en los momentos difíciles, otra; sonreir simplemente porque estamos bien, otra.
    El problema surge como, cuando tú bien dices, estamos mirando a otro lado cuando alguien nos mira. Nos obcecamos en “una” sola idea pensando que toda la posible felicidad sólo puede venir partiendo de ahí, de donde no dejamos de mirar y resulta que no es así. Nos perdemos tantas cosas mientras tanto… Y ya nos hemos perdido unas cuantas, verdad?
    Un saludo

  • Marmara

    El libro de instrucciones tampoco les funciono.Llevaban años sin verse y por las casualidades de la viva se reencontraron, los años, hablamos de muchos, habían dejado sus marcas en ambos pero eso hizo mas interesante su reencuentro y como si de 2 adolescentes se tratara, se vieron y desde el primer segundo hubo química y conexión. Hablaron de sus vidas sin tapujos, de las cosas buenas y también de las malas, de amores, desamores, de los palos y de las alegrías que les había dado la vida, charlaron de sus trabajos, sus familias, ilusiones y desilusiones, rieron, bailaron, llorarron, se emocionaron, se contaron sus mas intimas confidencias, esas que no cuentas ni a tus padres, hubieron momentos de silencio, solo miradas, miradas en las que sobraban las palabras. Cuando la noche tocaba a su fin (las horas les parecían segundos) pactaron que no faltarían nunca a su cita, que pasara lo que pasara ese día de noviembre se reencontrarían año tras año en algún lugar, daba igual el sitio con tal de verse y aun hoy recuerdan como si fuera ayer que hicieron esa promesa sellada con un beso, un brindis y mucha ilusión.Tras muchos días con sus noches, llego ese día tan ansiado pero lo único que trajo fue un nuevo amanecer con la mayor de las desilusiones y se llevo consigo ese juramento de que jamás faltarían a su cita de noviembre, esa noche en las que unos viven y otros no, esa noche en la que ambos perdieron algo…¿su palabra?, pero ¿por qué?. Es una historia enternecedora pero con un triste final pero jamás entendí lo que les pudo ocurrir, ¿miedo a que el siguiente reencuentro no fuera tan alucinante?, ¿miedo a qué hubieran perdido la pasión, cariño o la confianza?, ¿miedo a las respuestas, a las preguntas?, nunca me dieron el  motivo. Pase lo que pase en la vida hemos de mirar hacía adelante, sin desaprovechar las oportunidades para que luego no existan los reproches y ser consecuentes con nuestros actos, aceptar los nuevos retos y lo que vaya saliendo por el camino sortearlo con la mejor de nuestras sonrisas, ya sea bueno o malo…todos lo hacemos constantemente. ¿Qué les quedo a nuestra pareja? pues un encuentro de ensueño pero con un final sin sentido alguno aunque convencida de que el recuerdo de esa noche siempre les acompañara. La vida continua y nosotros debemos seguir su curso. Debemos vivir como si fuera a ser el ultimo, primero porque no tenemos el don de saber lo que te depara el mañana y puede ser realmente el ultimo y segundo porque el día a día se ve de forma distinta, es como el que va a trabajar pensando, joder otro día igual al de ayer, menudo rollo y no es así, cada día lo puedes hacer distinto, todo depende de nosotros. Si hay manera… sin cerrarnos a la amistad, ni al amor, ni a nuevos amores, ni a ese café con tu soledad o en compañía, ni a otros ojos, ni a otra piel, ni a ese último pitillo que siempre decimos va a ser el ultimo, ni a nuevas risas, ni a bailes, ni a nuevas canciones, ni a unas nuevas manos, ni a ofrecer nuevas flores, nuevos ojos, compartir, comenzar, luchar….y habrán muchas cosas que nos gustaran y otras que no….pero de todo esto trata la vida, esto a mi parecer es VIVIR!!!! Disfruta y no cierres los ojos a lo que tienes a tu alrededor.

  • Isabel Noci

    Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Es cierto, no hay manera de que sea constante. No, no hay manera de que hoy me dedique a hacer bufandas de lana como si fuera lo más importante en la vida y mañana me dedique a enfrascarme en las nuevas tecnologías pretendiendo convencerme que algo de ello entiendo. No hay manera que sienta que la vida se me escapa con el hilo de la lana a la vez que compruebo que se engarza en otra vida, que es tejido ya enredado en increible armonía.
    No hay manera de entender que el desamor sea sinónimo de desarme, cuando tenemos tantas armas ocultas bajo la pernera del pantalón. Probablemente una flor marchitada. No hay manera de saberlo si la escondes.
    No hay manera, no, no la hay, de dejar de quererte.

  • sarandipia

    sarandipia

  • Hello

    Serendipia

    • serendipia

      hello

  • Jo

    La serendipia es buscar una aguja en un granero y acabar encontrando a la hija del granjero!!!

    • Anónimo

      NOOOOO! Serendipia es CASUALIDAD, proviene de la palabra SERENDIPITY. 

      • Jo

        Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado. Se puede denominar así también a la casualidad, coincidencia o accidente, con lo cual empezar a buscar una aguja y acabar encontrando a la hija del granjero… sirve!

  • Anónimo

    Si que es dificil  que se de la circunstancia del amor entre dos personas. Pero NO HAY MANERA,  si el amor se concibe como adrenalina, inquietud…Me gustaría pensar que es ilusión, paz, complicidad; fruto de un darse y compartirse infinito, en definitiva consecuencia de la MADUREZ.  

    • Jo

      Es cierto, no siempre la edad viene acompañada de madurez emocional, somos unos cuantos los que seguimos siendo unos niños en muchos aspectos de nuestras vidas. Personalmente deberíamos de sacar mas a menudo el niño que llevamos dentro y de vez en cuando, seguir creyendo en Peter Pan!!!

      • Anónimo

        claro, lo que pasa es que a veces en el camino te haces o haces daño no??????. La descripción de Serendipia perfecta!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

        • Jo

          Si y no, ver duele y no ver también, ¿qué hacer?, ¿cortar con todo, desaparecer? o ¿ver y disfrutar?. Jodida… tesitura!!!!

  • Pepa

    QUE BUENO !!!!!