Las manos de tu vida

Las manos que cogen tus manos. Las manos que te hablan. Las que se abren al verte. Las manos que pasearon de tu mano. Las manos que rodearon tu cara. Las que se pusieron en tus hombros, las que te señalaron, las que te dijeron hola y adiós. Las manos que te escriben, las que buscan tu nombre en el móvil,  las manos que te indicaron una dirección y las que te pararon. Las manos que se abren cuando llegas, las que se cierran sobre tus manos, las manos que te sujetaron, en las que te apoyas, las manos que se dejan besar.         Las manos que pasan por tu pelo, las que recorren tu espalda, las manos que te agarraron del corazón, incluso las manos que te lo arrancaron. Las que saben dónde tocarte para encontrar tus manos, que te hacen cerrar los ojos, las que tocan tus labios con una mano y tu alma con la otra mano.

Tantas manos… Las que te enseñaron qué es suave, las que ves temblar y las que te aprietan cuando tu pulso salta, las manos que se meten en tus bolsillos, las que te ponen a bailar, las manos que secaron tus lágrimas de niño, esas manos fuertes siempre de tu padre, las manos infinitas de tu madre. Las manos que ponen cosas en tus manos, las que tocan tu cuello mientras conduces, las que se calientan en tus manos, las manos que te dan, las que te han quitado todo, las manos que encontrarías entre un millón de manos.

Y esas manitas, pequeñas, manos como maromas que sujetan tu barco.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.
  • J.

    Fantástico…. para leerlo una y mil veces.
    Un saludo.

  • serendipia

    Es bonito, expresa mucho, es sereno, me gusta mucho.

  • Just-one

    Son tantas las manos que tenemos a nuestro alrededor, que es fácil equivocarse a la hora de escoger… puede pasar que descubras que te has unido a unas que lo único que pretenden es amargarte un poquito mas la existencia o las que no dejarías en la vida o las que en un principio eran imprescindibles y que ahora se han convertido en una carga o las que dejaste y aun hoy te preguntas ¿Por qué tuviste que hacerlo?

    Espero que la razón por la que llevas tanto tiempo sin asomarte por aquí sea que estas disfrutando de esas manos que valen la pena, pequeñas, grandes, alegres, sinceras….esas que dan, que nada piden. Espero y deseo que estén dando grandes pinceladas de color a tu vida y que no tengas que volver a la foto fija, ni al blanco y negro, ni al acuerdo, ni al me acuerdo, ni al recuerdo…..y ese cuadro olvidado en un remoto rincón, sin brillo, sin fuerza vuelva a brillar con la intensidad con la que nos deleito y cegó no hace mucho tiempo. Pintemos pues nuevos amaneceres con sus atardeceres, nuevos momentos….esos que nos servirán para seguir pintando en la que será y formará parte de nuestra historia.