“Mi mejor madre del mundo”

Podría haber escrito sobre mi madre cualquier día, pero hoy desde bien temprano  y por ser el Dia de la Madre,  mi Facebook y Twitter se han llenado de testimonios de amigos llenos de cariño. En esas líneas he observado dos cosas en común: que para todos su madre es la mejor del mundo, (hecho científicamente imposible hasta que algún programa de TV lo mida), y que las madres, cada madre, tienen un valor infinito y único.
Es por tanto muy064_4 probable que lo que diga sobre la mía, sobre Blanca, también esté tiznado de esos sentimientos. Pero mi punto de partida no va a a ser mi madre hoy, una mujer de 78 años.  No, yo voy a escribir sobre esa mujer de la foto, que tenía 23 años, estaba recién casada, acababa de dejar su Granada de toda la vida y vivía en New York. Era el año 1960.
Esa mujer, cuando fue fotografiada por mi padre, no sabía que se quedaría embarazada poco después y que regresarían a España, a Madrid, para establecerse definitivamente.
No sabía que durante la siguiente década tendría seis hijos y que su marido, mi padre, estaría poco en casa. Que cualquier aspiración profesional que tuviera quedaría enterrada bajo pañales, comidas, trajecitos y pantalones cortos. Que iba a tardar años en volver a dormir tres o cuatro horas seguidas, que iba a enseñarnos a leer y a jugar, y que lo iba a hacer tan bien que décadas después sus seis hijos estudiarían carreras universitarias a las que ella no pudo acceder, compensándolo con una voracidad lectora que ya la quisiera yo para mí.
Blanca no sabía que España iba a cambiar, y que la educación que recibió ya no serviría para andar por la calle, qué digo la calle, para estar en casa… Que sus hijos iban a tener otras ideas políticas, otras formas de formar una familia, que incluso desharían familias ya hechas, que las madres de sus 13 nietos no serían madres como ella… No sabía en definitiva, que nada de lo que le habían contado, que nada de lo que podía intuir, se parecería ni de lejos a lo que en su día a día, noche a noche, iba a tener que afrontar.
Han pasado 55 años de esa mujer. No tiene sentido contar aquí cuántas cosas le/nos han pasado. Miles, y algunas muy difíciles. Con seis hijos, os podéis imaginar…
Lo que he venido a decir es que todo, todo eso que ha pasado, en cada una de las situaciones, quien mejor se ha adaptado es ella. Quien menos problemas ha puesto al mundo que iba llegando es ella. Quien ha tenido las manos, la casa y el corazón abierto es ella. Ella, y miles como ella, son las que hicieron la famosa Transición española, pero como no la hicieron en las Cortes sino cortando pantalones, no salen en la foto. Pues aquí va la foto de una, de Blanca Sandoval, “mi mejor madre del mundo”.

Acerca de JuanBlan.co

Periodista en barbecho especializado en estudios europeos. Provinciano. Escéptico. Autocrítico. Más en http://JuanBlan.co.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.