Metástasis

Mi cáncer viene peleón. De lo contrario no habría aparecido súbitamente en otro sitio que nada  tiene que ver con el escenario donde debutó.  A ver, que desde la parte de abajo del pulmón, hasta la base del cráneo, hay casi tres cuartas!!!  ¿Qué leches pinta ahí el dichoso cáncer?

Dice mi oncólogo (ya he desarrollado un sentimiento posesivo) que se llama metástasis única. Pero sea lo que sea, la clave es que el término METASTASIS ha entrado y esto cambia sustancialmente las cosas, muchísimo más que el afeitado de la cabeza que me he metido.  El cáncer está ahora en la hipófisis. (Copio-pego: Glándula de secreción interna del organismo que está en la base del cráneo y se encarga de controlar la actividad de otras glándulas y de regular determinadas funciones del cuerpo)

 Yo ya había dibujado mi cáncer, tenía una medida, un peso, un color, una duración… Y resulta que el dibujo no vale para nada porque un cáncer no se puede dibujar, chavalote.

Llegados a este punto, llegados a la  decimonovena línea de este texto, me gustaría tener una ocurrencia simpática, incluso graciosa, un giro de palabras que significara que estoy tan tranquilo, que no pasa nada y tal, que esto lo ganamos y esas cosas,  que el ingenio se mantiene tan intacto como la confianza en una salida airosa de este trance.

Pues no.

Tengo miedo, tanto, que miedo me da decir a qué tengo miedo, pero estoy seguro  de que no hace falta que lo explique. Ese miedo sí que lo podemos dibujar cualquiera de nosotros.
Pero también tengo confianza. Confío absolutamente en los médicos que me están tratando y en los que me van a tratar en esta nueva fase. Confiar me da muchísima seguridad y me endereza. Confío totalmente en las personas que me rodean. Mi “primer círculo” es infatigable, firme, confortable… es cientos de adjetivos positivos. Y como las ondas en el agua, lo que hace ese primer círculo se va repitiendo en círculos sucesivos que se van situando más lejos de mí pero que actúan y yo  lo noto.  Durante los días de Semana Santa he recibido muestras de cariño que dan para escribir un hermosísimo libro. Soy de Sevilla, y allí es algo muy importante pero a la vez es un momento muy íntimo en el que muchos me han tenido presente. No he dejado de preguntarme porqué en medio de ese complejísimo y personalísimo sentimiento que a los sevillanos les proporcionan esos días, un buen número de ellos se han acordado de mí, personas que conozco y maravillosos desconocidos.  Y he llorado, claro, y qué.

Sigo sin tener frío, sin sentirme solo y sin temblar. Sigo siendo positivo y espero contagiar a quien le haga falta. Estoy “reseteando” la situación, porque con la metástasis esto va a ser más largo, más pesado y con nuevos riesgos.

Lo que no cambia es el final, porque me voy a curar.

 

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.