Cosas buenas que me ha regalado el cáncer

Mi hijo pasando su mano por mi cabeza calva. La macedonia de fruta fresca que me hace cada día mi tía. Vestir tres tallas menos y quedarme -como dice Felipe- con un body para “debutar en la Maestranza”. Redescubrir mi barrio en Madrid. Discutir con mis hermanos para explicarles que no hace falta que me lleven a todos los sitios. Comer y cenar a diario con mi madre. Pensar que whatsapp es un invento maravilloso que me permite recibir 20 “¡buenos días!” antes de las 7.30 de la mañana.

La infusión de manzanilla y el té con leche de avena de Cris. Horas con mi hermano Nacho que tenía soñadas desde que éramos pequeños. La música de Kings of Convenience. La contención y la sonrisa cómplice de Davilete.  Pachi diciendo que me admira.  Cris intentando explicar a Cris cómo somos Pachi y yo.

La simpatía de las chicas de la farmacia. Todo Sanlúcar 28. Mis amigas, las que conocí porque eran las chicas de mis amigos. Los mimos de mi hija. Cinco meses sin trabajar y no haber visto ni cinco horas de televisión. El seguimiento de mi hermana Paloma, las ganas de estar con María y la dedicación de Silvia. Recordar cuánto he querido siempre Laura, a Cristina, a Gabriel, a Juancho y a tantos amigos tan antiguos. Hacer los recados despacito. Un camino del Rocío absolutamente emocionante.

Un mail de A.Cattoni.  Twitter y Facebook. Mensajes que me descubren a personas increíbles en las redes sociales. Llorar junto a mis Desorganizaos. Llorar más y sonreír muchísimo más. La senda marcada por CLV, mi eslabón. Periodistas que escriben sobre mí con el corazón. Amador más cerca.  Jerez, David y Reyes, Avanti, La Moderna, mi gente de Cádiz… y Juan Manzorro como un modelo. Compañeros de la radio que son mucho más que eso. La necesidad de tener a Blanca y la suerte de tenerla. Más tiempo con mi tío Manolo.  El paso hacia mí de Alfredo, Jesús, Nobuya y Raúl.

Vuestros ojos dando saltos para evitar mirarme la calva. Humanes y Gorgue siempre, siempre. Fotos maravillosas. La risa y el optimismo de Bea. La imposibilidad de dar las gracias a todos a quien debo hacerlo. Mis amigos. Mi familia. Mis amigos. Mi familia. Mis amigos y mi familia. Todo lo que me da Cris, que es todo. Infinitas ganas de pasar una vida alegre y feliz. Y todo esto gracias al cáncer… no esperes a una cosa así para besar el aire que respiras.

 

 

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.