Dormir. O no.

Son las cinco de  madrugada. Me he despertado, desvelado y enseguida he pensado en ti. No te conozco pero tienes cáncer y no puedes dormir. Igual que yo.

Tú lo llevas a tu manera, haces lo que puedes, como yo y como todos, claro. Y sin dormir bien, otra vez cerrar los ojos se convierte en un lujo. Yo paso. De dormir, digo. Es que yo quiero estar vivo, sentirlo, y cuando duermo no me entero, no disfruto del mero hecho de vivir, por eso digo que dormir no me interesa nada. Lo voy a escribir en plan bestia… Supongamos que me quedara un año de vida… ¿voy a pasar 8 horas diarias de ese mi último año de vida dormido? No. Sería como si regalara un tercio de mis horas, y no lo voy a hacer. Por eso dormir me importa poco o casi nada.

 Cuando no duermo me entretengo mucho. Aprovecho para situar mi cabeza y centrar mis pensamientos, sobre todo respecto al cáncer. Leo, navego mucho en internet, escucho música,  escribo,  y como estoy más tranquilo y solo, pienso. Hoy por ejemplo le estoy dando vueltas a que me encuentro bien y eso me asusta un poco. Joder, tengo cáncer, con metástasis en dos sitios, llevo seis meses de tratamiento, quimio, radio, dos operaciones… y no sé si debería encontrarme bien.

Sin entrar en detalles médicos, todo son buenos resultados y buenas sensaciones. Ojo, queda mucho todavía: me esperan unas cuantas sesiones de radioterapia en una glándula suprarenal, me queda una sesión de quimio de las malas y después empezaré con mis quimios “light” administradas cada tres semanas y pruebas variadas. A esto súmese el catálogo de “goteras” (especialmente el cansancio) que el tratamiento me ha dejado por ahora y que me molestan a diario. Pero me encuentro bien. A veces creo que demasiado bien, sobre todo cuando veo otros casos que me llegan a través de las redes sociales.

Siempre me comparo, unas veces salgo mejor parado que otras, pero siempre miro mi  alrededor y me encuentro, por ejemplo, contigo. No sé, puedes ser  Benito, o Julia, o Gemma, o Pilar y su hijo Julio, quizá eres Iván, Joluis, o Juan Manzorro, Diego, o eres AlfaReina, Esther, Virginia, o Nuria Argalleira,  o Nina, o Manuel , o  Jesús… hasta de Terelu Campos me he acordado y eso que no me gusta que alguien se llene los bolsillos de pasta fácil gracias al cáncer. Pienso en vosotros y os imagino cuando estéis superando el cáncer y sonreís. Otra veces, es verdad, pienso que dentro de un año quizá no estemos todos. Pienso también en todos los que mandan mensajes de apoyo y sigo alucinando con el hecho de que alguien que no conozco de nada me dedique unos minutos de su tiempo. Están haciendo la campaña #yomecuro cada día más grande. Procuro atender todo pero no siempre me da tiempo… en eso también pienso cuando como hoy, no duermo. Pienso en eso, y en mis hijos y mis ganas de verles crecer, pienso en el miedo a morir, en el miedo al dolor, en las ganas de volver a los micrófonos, en cuándo podré hacerlo, en qué pensarán mis jefes, pienso en todo lo que a diario recibo, en mis amigos y su inagotable generosidad, en mi novia y su infinita paciencia, en mi madre… pienso en todo lo que de verdad importa!!

Y en eso se me van pasando las horas, me entra el sueño y entonces me tumbo en la cama y me quedo dormido. Tres horas me resultan suficientes. No me importa añadir ese cansancio a las “goteras ” de mi tratamiento. Lo he hecho por la VIDA. He vivido más. Es que yo adoro vivir, necesito vivir, me encanta. Qué cosas tiene este tío, eh? Ea, pues ya han dado las 6.33…

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.