Contar

Esta semana se cumplirán nueve meses del día en el que me dijeron que tenía una mancha negra, fea y grande, en uno de mis pulmones. Llevo por tanto nueve meses conviviendo -que no “conmuriendo”- con el cáncer.  Y creo que he aprendido cosas nuevas, cosas que me gusta contar, de las que me gusta hablar. Todos entienden que la llegada de un cáncer fuerte a tu vida te zarandea como si fuera un tornado y te deja desprovisto en muchos casos de tejado y paredes… Cuando eso se produce, no queda más remedio que empezar a aprender.

Primero hay que aprender a tener cáncer (que tiene bastantes  capítulos) y luego viene toda esa parte, mucho más subjetiva, rica y reconfortante, en la que las lecciones vienen en forma de cambios que supuestamente han llegado para quedarse, cambios que harán que un paciente de cáncer nunca vuelva a ser el mismo. Es el valor de las cosas, de las personas, el tiempo, la muerte, las prioridades, el dinero, la familia, los amigos… Todo eso gira y ya no vuelve a estar en el mismo lugar ni a pesar lo mismo. Se supone que todas esas reflexiones nos han convertido en personas más sabias. Yo no lo veo así, porque yo lo que sé, lo que he aprendido, ha sido sobre mí,  y por tanto no puedo enseñar nada a otros a pesar de que, en medio de la desesperación, todas las semanas se dirigen a mí personas pidiendo que les ayude. Y yo les respondo lo que vengo a decir hoy: Yo cuento  lo que me ha pasado y cómo lo vivo, y espero y cruzo los dedos para que eso les sirva a otros. Cuento mi verdad, no la verdad. Afortunadamente, parece que mis palabras están sirviendo a muchos. Y estoy dispuesto a ir donde sea a hablar a quien sea sobre esto, a decir que no soy psicólogo, ni oncólogo, ni un gurú, ni me he tragado al Dalai Lama ni a Miliki ni a Paolo Coelho… Soy Valentín García, tengo cáncer, 50 años, soy un periodista y así cuento lo que me pasa.

Y lo cuento  siendo honesto, contando por ejemplo que hoy tengo un día de los malos, en realidad llevo tres, sin apetito, casi sin fuerzas, respirando mal, hinchado y redondo por los corticoides, cabreado al ver la báscula, dolorido por los hematomas que salpican mi barriga gorda a causa de las inyecciones de Heparina, que bajarme de un coche me cuesta media vida, atarme los zapatos también, y que como mal, tengo la nariz hecha un espectáculo, camino como  si tuviera 90 años, estoy cansado y paso horas acostado, que quiero volver a trabajar, que si paso un día fuera de casa necesito dos de recuperación, que empiezo a odiar hablar por teléfono, que quiero estar con mis hijos, que muchos días me cuesta que mi familia y mi novia no me noten harto,  harto de no tener mi vida en mis manos. Menos mal que he aprendido que mi vida anterior ha volado y no volverá y por tanto celebraré la vida que venga. No será tan buena, pero será vida, y en ella os estoy encontrando por miles y me gusta tanto que me agarro a vuestras ropas para quedarme aquí.

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.