Viejecito temporal

Como un viejecito. Así camino muchas veces ahora. Y si no es como un viejecito, poco menos. Tengo un estado de cansancio permanente combinado con unas ganas continuas de dormir. Pero de dormir-dormir, nada echarme en un sofá. Vaya plan…

Por lo que me dicen mis superoncólogos (qué grandes son) se debe a que estoy dejando de tomar los corticoides. Eso es, sumado a la paliza de 10 meses de tratamiento, lo que está detrás de este nuevo estado físico en el que me encuentro. Y no se pasa en dos días…

¿Y ahora? Pues lo mismo, idéntica receta que anteriormente. Seguir afrontando lo que venga con optimismo y alegría, aunque sea duro. Me lo tomo como una fase más de las que me va trayendo el cáncer, como cuando he estado inmerso en la quimio o en la radioterapia, o anteriormente en la operación… ¿Ahora toca esto? Pues a por ello… Si me cuesta caminar, caminaré todos los días hasta que no me cueste, y vuelvo al gimnasio para ganar músculo y… perder peso. ¡Qué trabajo cuesta eso! Nunca antes me había visto en la necesidad de quitarme kilos, y es muy difícil. Me sobran unos 8 kilos y me faltan camisas y pantalones donde quepa. Además los corticoides hinchan y tengo una cara de papa tremenda… Parezco un cantaor de los antiguos.

Mientras tanto, a ver qué truco se me ocurre para no quedarme dormido por las esquinas. Hoy mi amiga y “prescriptora”  Pepa me ha dicho que lo mejor es echarse a andar pero por donde haya bares, para poder parar… no sé yo…

Lo más complicado de todo esto es que hay que seguir retrasando mi reincorporación a la vida normal, al trabajo fundamentalmente, porque así es imposible ir a la radio y hacer lo que tenga que hacer. Una nueva patada a esos plazos que uno, inevitablemente, se pone para ver cuándo dejará de verse como un enfermo. Aunque hace tiempo que aprendí que los plazos no valen para nada, creo que es normal que tenga cierta prisa en ver cumplidas mis ilusiones.

En cualquier caso, no se me olvida en ningún momento que esto que me pasa no es nada, que podrían estarme pasando cosas muchísimo peores, que mi cáncer está reduciéndose y mi vida aumentando. Son problemas menores que hace solo unos meses eran un sueño.

Y ahora poquito a poco,  que los “viejecitos temporales” tenemos que ir despacito…

 

 

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.