Hoy, todavía, siempre.

Mis meses duran 21 días, el tiempo comprendido entre quimio y quimio. Y el año, o una vida, dura 90 días, el tiempo que transcurre entre cada revisión en la que me dicen si el cáncer avanza, retrocede o se ha quedado pasmado ante mis ganas de vivir. En medio de esos hitos tan clavados, pasan los días.

“Hoy es siempre todavía”, no se puede mejorar a Machado cuando abro los ojos por las mañanas. Hoy, cada día, es un todavía.

Todavía nadando en un cáncer, todavía vivo. Todavía sin poder vivir, todavía sin morir, todavía caminando mal, todavía con dolor, todavía feliz por ir de un sitio a otro, todavía sintiendo, hablando, escribiendo.

Hoy hago recados y camino alegre, hoy me tomo disciplinado mis medicinas, hoy estoy aquí, hoy estoy vivo, hoy me duele, hoy no tengo dolor y me tomo tres botellines, hoy mi hijo me sujeta para ayudarme a andar, hoy envío sobres con pulseras y esperanza, hoy dejo de pincharme la Heparina, hoy pienso que soy mucho más que un cáncer con un hombre.

Todavía no he vuelto al trabajo en la radio, todavía necesito un micrófono, todavía tengo miedo, todavía estoy fuerte, todavía no pienso en la muerte, todavía me hacen entrevistas, todavía mi  hermana Silvia me manda un mensaje cada mañana, todavía mis amigos gritan #yomecuro, todavía Juanma sigue ingresado, todavía me acuesto después de vestirme, todavía no me acostumbro a sentir cerca la fría hoja de Damocles, todavía me siento bien.

 

Hoy me siento mal, hoy me río, hoy he vuelto a llorar, hoy me han dado un premio que me ha hecho feliz, hoy solo quiero dormir, hoy el pelo ha empezado a caer de nuevo, hoy conozco a 20 mujeres más fuertes y valientes que 2000 hombres, hoy Mª Carmen dice que el cáncer le ha dado la vida y que está buscando su camino, hoy mi madre me llama, hoy Cristina está preocupada, hoy no quiero hablar.

Todavía puedo ocuparme de mis hijos y hacerles reír, todavía creo  que el cáncer me ha hecho mucho bien, todavía escucho la radio, todavía cuento cositas en Twitter, todavía decenas de personas me envían mensajes, todavía no estoy cansado, todavía adoro la vida, la música y pasear al lado del río, todavía me enfado, todavía Cristina me cuida y me da crema en los tobillos, todavía me quiere.

Siempre es hoy porque mañana es como hoy y como ayer. Siempre es por ahora y yo quiero que por ahora dure siempre. Siempre dudando y aprendiendo, siempre me digo que #yomecuro, siempre temo al sufrimiento, siempre vivo, siempre vivo, siempre pensado que quiero ser eterno.

Acerca de Valentín García

Mi nombre es Valentín García Sandoval, "Chicho". Soy periodista, dedicado a la radio, en la que llevo desde 1992, primero en RADIO SEVILLA de la CADENA SER y ahora en CANAL SUR RADIO. Nací en Madrid, pero desde los 24 años vivo en Sevilla. Soy un loco de la radio, disfruto mucho delante de un micrófono y me encanta comunicar: esa es mi obsesión. También me dedico a la presentación de eventos. Y vivo en Triana.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.