Esta puta noche

hogueradesanjuandibujo1[2]Primero pusimos a volar un trozo de fuego en un enorme vaso de papel.
Cuando perdimos su rastro en el cielo, a la derecha de la luna, fuimos hacia el fuego. Hice una foto a la lista donde, riendo, habíamos anotado lo que queríamos quemar; entonces la echamos a la hoguera de San Juan.
Hace años que no veía esa foto y la verdad, hoy que la he encontrado, he comprobado que algunas de las cosas apuntadas han volado…
Tiempo después ella también voló, y yo ando por ahí buscando una hoguera para arrojar un papel lleno de memoria.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Esos días

Esos días que duran días,
días cobardes
días sin orejas, sin ropa,
pentagramadías  que no paran de caer.
El espejo delante, todo el tiempo
tan largo y tan lento
todo el rato mirando
las cosas que se fueron
desvanecidas y arañando.
Días sin buenos días,
sin vaya día!
días sin esperar,
azules, rojos,
días que no hay que tachar
días para olvidar
que se graban a hierro
que no tienen canción
esperando a que den las diez.
Días de dos paquetes
y una bolsa de hielo
solo hay que respirar
no hay nada que ver
nada que preguntar
nada por responder.
Días como domingos,
como aquel primer domingo
sin levantarme antes que tú.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Peor que el olvido

Me costaba saber qué hay peor que el olvido.
Quizá no había encontrado las palabras y tengo la suerte de que alguien las escucha y me lo manda, porque sabe que estas cosas me gustan, me remueven y me conmueven.
Gracias!!

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Plancho lo que puedo

E_hombre-actual-plancha-una-camisa-1La otra habitación había cobrado el aire de una jaula de culebras y me daba miedo acercarme siquiera a la puerta. Dentro, sobre las camas de los niños, 15 camisas, 6 pantalones, camisetas, pijamas, pañuelos, toallas, yo qué sé!!! Más que un cerro de plancha era el Everest mullido. Ahí se había ido acumulando ropa desde hace 15 días, y lo peor, estaban todos los restos de la Feria. Esta tarde, por fin, armándome de valor cual legionario, cargué de agua mi plancha de vapor y lo he planchado todo. To-do.

Han sido varias horas, alternando comedias de la tele y sesiones de Spoty. Así he combatido el silbidito del vapor, aunque creo que a partir de la cuarta camisa blanca lo que hacía la plancha era resoplar. Y en esas, intentando no pensar que debería tener un nivel de vida que me evitara el palizón, me he echado a la poética del planchado y…

Y he pensado que estaba planchando una Feria. Una magnífica Feria de abril que se queda guardada hasta el año que viene. He pensado que he planchado las arrugas que me han salido en los ojos de tanto reírme estos días y las marcas que deja en la cara una semana de sonrisa. He planchado mis piernas cansadas, mis ojos abiertos y decenas de instantes que, ya lisos, puedo guardar en el álbum intangible de los recuerdos.

Pero había más. También he querido planchar un corazón arrugado. No encuentro el programa de la lavadora que lo deje decente y en condiciones de ponérmelo en el pecho para sacarlo a la calle. He querido planchar la memoria, y tampoco. No está limpia, ni seca, los quitamanchas no pueden borrar esos tizones; sigue por tanto colgada en el armario al que acudo cada mañana. Tampoco he podido planchar el deseo, los errores, la melancolía, las contradicciones, la rabia y lo que es peor… No he podido planchar el miedo.

Tengo que cambiar de plancha. No, no es eso. Lo que tengo que hacer es aprender a planchar.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Again

Llegan los abriles, este abril, descarnando. Otro abril tras otro abril porque todos lo meses son ya abriles. Están amarrados al esternón, enquistados.
Y se repetirá el rito, caminar oscuro entre las luces, transparente entre los colores para no ver, no mirar, no salir corriendo. Agotado no se puede ni huir.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Vacaciones

Son más maletas que el año pasado, pero pesan menos. Miras a esas maletas pensando en aquello que se te ha olvidado y te dejas aquí. Este año es mucho tiempo fuera, y vas primero con los niños a pasar unos días a la playa. Otra vez puedes ir con tus hijos a jugar en la orilla del mar. Pero temes que el equipaje no sea adecuado. Quizá, pero has hecho los montones de ropa, contando los días, has metido todo aquello que puede hacer falta aunque solo sea una vez y lo vendan cerca, y te llevas un montón de chorradas solo porque te mola tenerlas contigo aunque sea de vacaciones.

Este equipaje es distinto. Difícil ver la razón. Será porque ya no llevas encima todo lo que no podías tener, todo lo que no ibas a hacer, y eso aligera mucho el peso. Siempre viajará contigo un caja pequeña con recuerdos, pero se pierde entre tanto bulto.

Sabes que esto no es lo que querías, pero resulta que ahora quieres esto por encima de todo lo demás, ahora van a ser una vacaciones inolvidables, diferentes a las anteriores que se parecían tanto entre ellas, que eran como cualquier noche de fin de semana. Cuando pasen los años sabrás qué verano era. En las anteriores tienes que mirar la fecha; se parecen tanto…

Estas vacaciones son tuyas y empiezan ahora. Asegurate de que te olvidas lo que te tienes que olvidar. No lo vas a echar de menos, ya no. Te da pena, claro, pero cuando estés haciendo el primer castillo de arena con tu hijo recuerda que antes era difícil. Antes no podías hacer muchas cosas, y ahora, haces sin miedo lo que crees que tienes que hacer.
Antes, pudo ser ahora, mañana y siempre. Pero se derrumbó. Hoy es mañana y es todo lo que has aprendido mientras mirabas hacia atrás esperando una migaja. Pero tú ya no eres de migajas, esas ya no van en tu equipaje. Pásalo bien, chaval.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Nueva experiencia

Quinto día consecutivo con los niños en casa. Vida normal, vida de padre soltero. Ellos van a un campus de verano mientras yo trabajo. He contratado a una amiga (magnífica) para que les lleve, y yo les recojo cuando salen. No paro de hacer comidas, meriendas, cenas, compras juegos, vestir, duchar, fregar, lavadoras, limpiar, ordenar, planchar, regañar… No paro, como de pie y a estas horas tengo los primeros minutos para mí.
Por delante otros cuatro días de lo mismo, que harán que haya vivido una de las semanas más largas, deliciosas y enriquecedoras que podría tener.
Ahora comprendo mejor a las madres, por su esfuerzo, y al mismo tiempo me siento muy cerca de los padres que luchan por estar con sus hijos más allá de unas horas entre semana y fines de semana alternos.
Sé que esto está lleno de matices y que no hay dos casos iguales. Pero en mi caso ,que dejé lo que mas quería por quien más querré, celebro que lo que antes era un problema sea ahora una maravillosa solución.
Eso sí, tengo que ampliar mi repertorio de cocina.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Ahora pinto.

20150707_205423

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Luna de un San Juan

DSCF6455

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Está bonito…

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario